La hacienda Amalucan y la capilla del rosario sin lugar a dudas son escenarios perfectos para contar una historia de amor como la de Giselle y Carlos, en donde siempre estuvo presente su sonrisa y su felicidad de pertenecer uno al otro.