Sin duda Tepoztlán es un lugar lleno de magia, y tener la oportunidad de fotografiar el amor como lo tienen Majo y Chente en un escenario como éste en verdad es una verdadera fortuna. Gracias por su confianza pero sobretodo por su amistad.