Maria y Jorge son una de esas historias que basta ver la forma en que se miran para darse cuenta de que son el uno para el otro. De verdad les agradezco su confianza para documentar la gran alegría que comparten junto con su familia. ¡Esperamos la boda con mucha ansia!